Nosotros

Historia y razones de un ministerio

ORGANITZACIÓN
Presidente
Antoni Mendoza i Miralles
Secretario
Pere Piñol i Casado
Tesorera
Consol Méndez i Vallejos

CONSTITUCIÓN
DLCF 1979
EDC 1995

Antecedentes

Los antecedentes de Edicions Cristianes Bíbliques hay que situarlos en la ciudad de Barcelona y en el año 1979. En dicha fecha los hermanos Antoni Mendoza i Miralles, y Consol Méndez i Vallejos constituyeron la Difusora de Literatura Cristiana Fonamentalista.
El propósito era doble. Por un lado se quería establecer un depósito de Biblias, de la revisión de 1909 de la versión Reina-Valera, y de libros cristianos de probado provecho espiritual. Y por otro, se quería iniciar la publicación de trabajos doctrinales y devocionales, con el propósito de edificar a los creyentes y denunciar los peligros de la fe.
El primer propósito se llevó a cabo por muchos años, proveyendo de Biblias versión antigua y de libros cristianos a muchos hermanos tanto del estado español como de Francia y Suiza, así como de América latina. Dicho ministerio cesó cuando se cedió todo el fondo existe a una iglesia local para que ella continuara la actividad.
El segundo propósito dio como fruto la serie llamada Cuadernos de fundamento-Quaderns de fonament. Dentro de esta serie se han editado más de una docena de trabajos, tres de ellos también traducidos al catalán. Estos «cuadernos» se envían masivamente a centenares de iglesias de Europa y América gratuitamente.

Ampliando el ministerio

Paralelamente, en el año 1995 se constituyó legalmente en Barcelona Edicions Cristianes Bíbliques, figurando inscrita en el registro de asociaciones del Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya. Entre los miembros fundadores estaban los de la Difusora de Literatura Cristiana Fonamentalista. En el año 1996 la asociación fue asumida totalmente por dichos hermanos, y se procedió a integrar en ella a la Difusora de Literatura Cristiana Fonamentalista. Desde su inicio el hermano Antoni Mendoza i Miralles ostenta la presidencia.

Objetivos

Los objetivos, o propósitos, son cuatro:

  1. Promover la difusión de la Verdad Cristiana Evangélica.
  2. Promover la comunión espiritual y la vida de oración; el estudio de las Sagradas Escrituras y la edificación en la fe; la santidad de vida, el buen testimonio y el amor cristiano.
  3. La publicación y difusión de libros, revistas, periódicos, tratados y todo tipo de literatura Cristiana Evangélica, incluyendo Biblias, Evangelios y porciones Bíblicas (basadas en el Texto Masorético y en el Textus Receptus), con el propósito de que la Palabra del Señor corra y sea glorificada.
  4. Promover y organizar actividades y actos públicos relacionados con los fines enunciados.

Financiación

Tras la incorporación de la «Difusora de Literatura Cristiana Fonamentalista», Edicions Cristianes Bíbliques asumió el principio de financiación de aquel ministerio: actuar sobre la base de una obra de fe. Con ello se asumía el compromiso de depender del Señor para obtener los recursos necesarios, sin solicitar ayuda económica a nadie, excepto al Señor en oración. Además se asumió no poner un precio de venta a los materiales publicados, únicamente la indicación del precio aproximado de costo para todo aquel que quiera realizar un donativo para ayudar a cubrir los gastos, pero sin ser requisito para recibir ninguna de las publicaciones ofrecidas.

Doctrina

La base o fundamento doctrinal queda sintetizada en los siguientes enunciados:

  • La Biblia es la Palabra de Dios, inerrable e infalible, inspirada por el Espíritu Santo a los santos profetas, evangelistas y apóstoles que escribieron los 66 libros canónicos que la integran, a los que el Espíritu Santo preservó de todo error o contradicción en su labor.
  • Hay un único eterno y verdadero Dios; Uno en esencia y Trino en personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, creador y sustentador de los seres y las cosas visibles e invisibles.
  • El Señor Jesucristo es el único Salvador y mediador entre Dios y los hombres. Confesamos su Deidad; su verdadera y propia humanidad; su nacimiento virginal; su vida inmaculada, la redención de nuestros pecados por su sangre en su muerte expiatoria y vicaria; su resurrección corporal; su ascensión a la gloria; su prometido regreso en los aires para arrebatar a los suyos antes de la gran tribulación, resucitando a los muertos y transformando juntamente a los que vivan, para constituir su Tribunal galardonador y celebrar las Bodas del Cordero; su venida a la tierra con sus santos para establecer su reino milenial; la resurrección y el juicio final; los nuevos cielos y la nueva tierra.
  • La salvación por gracia, no por obras, recibida mediante el arrepentimiento hacia Dios y la fe en el Señor Jesucristo. La eterna felicidad de los salvados y el castigo eterno de los perdidos.
  • La obra personal actual del Espíritu Santo, único vicario del Señor Jesu-Cristo en la tierra, a quien glorifica formando la Iglesia, engendrando, santificando, dotando y fructificando espiritualmente a los creyentes.
  • La Iglesia es el cuerpo de Cristo, el cual es su fundamento, cabeza, Señor, único gran sacerdote y Esposo. Es columna y apoyo de la Verdad. Sus principales propósitos: predicar, defender y confirmar el Evangelio. Su forma de gobierno: Teocrática-Bíblica-Congregacional. Sus ordenanzas: el bautismo por inmersión de los creyentes y el memorial de la Cena del Señor. Su carácter: una casa espiritual, no denominacionalista ni sectaria; sea considerada como Asamblea General o bien cada iglesia local, plenamente autónoma de las otras.
  • La unidad espiritual substancial de los renacidos y su vocación a la unidad de la fe en doctrina y prácticas, para manifestar la plena comunión fraternal
  • La separación de todos los renacidos del pecado y la mundanalidad, para dedicarse a agradar y servir a Dios. La separación personal y eclesiástica de toda apostasía y/o asociación con apóstatas, así como su denuncia; siendo llamados a tener compañerismo con los que guardan la Palabra del Señor.